JUAN ASTORGA “EL TOCUYO”

Una historia de Atlético Serena


Debuto en la serie de honor del club a los 16 años, desde el primer partido quedo claro que sería un jugador de excepción, fuera de la cancha era un tímido y callado muchacho que hacia todo lo posible por pasar desapercibido, dentro de ella con el 5 en la espalda se convertía en un centro half infranqueable, un audaz y valiente capaz de romper la lógica de ese entonces y llegar al campo rival para desarmar defensas y convertir goles con la facilidad que tenían los privilegiados

Capaz de dejar sin aliento a los fieles instalados al borde del campo de juego cuando desbarataba los ataques del rival y con la misma facilidad para defender llegaba al gol en la misma jugada, campo de juego que lo convertía por poco más de una hora en el héroe de los serenenses, esos serenenses que presagiaban que el tocuyo tenia los días contados en el club

En poco tiempo la noticia inundo la comuna, sin teléfonos, sin internet, sin videos que lo confirmaran, solo el boca a boca en las cantinas, en las plazas o en las canchas vecinas daban cuenta que en el serena jugaba un flaco digno de ver, los que hacían caso a los rumores no dudaban en visitar nuestra cancha y una vez que confirmaban la calidad del Tocuyo, continuaban pregonando la existencia del crack

No tardaron en llegar a la cancha los buscadores de talentos, ofreciendo en ese entonces solo unos cuantos pesos para comer, chuteadores nuevos y el honor de vestir la camiseta de un club profesional

Entre el desazón y el orgullo, Juan deja el club, acepta la oferta de Everton y emprende una exitosa carrera en el futbol profesional, que lo llevo también a Iberia y Magallanes

Mientras estuvo en el profesionalismo, siguió aportando a la institución como dirigente y jugando partidos amistosos para el deleite de los nuestros y todo aquel que amara este deporte

Regresó a jugar de manera oficial al club que nunca dejó cerca de los 40 años, la calidad que exhibió en su juventud estaba intacta, el Tocuyo volvía a llenar de talento y público las canchas en las que jugaba el Serena

Lamentablemente y como la vida misma que poco sabe de cuentos de hadas, la historia del Tocuyo y el Atlético Serena tiene un trágico final, tras caer enfermo padeciendo una fiebre difícil de controlar en el siglo pasado, Juan victima de los delirios arranca de su cama y sale a la calle donde es atropellado por una carreta de caballos provocando su muerte a las pocas horas

Al saber la noticia se nos vino el mundo encima, un profundo pesar inundaba el corazón de la familia serenense, se iba uno que nos dio demasiadas alegrías, ese que nos mal acostumbro a jornadas gloriosas, el que obligaba a faltar a la misa del domingo, el As capaz de enmudecer a toda la cancha con sus filigranas, el anónimo y humilde que se transformaba en un famoso e insolente por una hora cada mañana de domingo… El Tocuyo, ya no estaba mas

Tal fue su fama de crack que junto a esa pena tremenda afloraron también los sentimientos egoístas del hincha acérrimo, ese que amaba a la camiseta por sobre toda lógica, la preocupación del fanático que más que al hombre añoraba y temía la falta del crack, para esos la preocupación era quien tomaría su lugar en la cancha, cuál de los compañeros sería capaz de levantarse y ocupar el vacío que dejaba Juan

Los merecidos homenajes se sucedían uno tras otro, delegaciones de Everton y Magallanes dejaron sus compromisos profesionales para jugar a beneficio de la estrella caída, el retiro de la camiseta que ocupaba, una cinta negra en la manga de nuestras delegaciones pregonaron nuestro luto por más de un año, el cambio de nombre a la cancha las vacas por Cancha Juan Astorga, y el monolito en la entrada fueron los últimos actos que buscaban inmortalizar a quien busco inmortalizarnos

Pero tal como ocurre en la vida, todo se va desvaneciendo, todo se va olvidando, y hasta la modernidad confabula para ello, las avenidas, las casas y los cites se instalaron sin ningún respeto sobre la cancha que fue testigo de cientos de historias y hazañas realizadas por héroes anónimos como el tocuyo

Otros crack llegaron a ocupar su lugar, otros triunfos fueron olvidando sus triunfos, la camiseta retirada se volvió a ocupar, el monolito desapareció junto con la cancha, hoy a más 60 años de su partida las nuevas generaciones poco saben de Juan Astorga, la ley de la vida actuó una vez más sin contemplación, los pocos testigos que aún quedan de esa época, solo tienen recuerdos gratos y aun se emocionan al hablar del Tocuyo

Por Japo Astorga



Placeholder image

Club Deportivo Atlético Serena.
Fund. el 12 de Noviembre 1926
Los Minerales 3460 - Conchali - Santiago

comunicaciones@atleticoserena.cl